CCOO alerta de que el Real Decreto que prepara el Gobierno para regular las pericias extrajudiciales de los Médicos Forenses a solicitud de particulares en las lesiones en accidente de tráfico puede poner en cuestión la imparcialidad e independencia de la Medicina Legal


30 nov. 2015



El sindicato denuncia asimismo la intervención directa de la patronal de seguros (UNESPA) en la elaboración de este Real Decreto y la falta de previsión de personal para tramitar los expedientes en los Institutos de Medicina Legal.

La  negociación  de este Real Decreto con los representantes sindicales ha tenido lugar el pasado viernes, 27 de noviembre, tras las denuncias de CCOO  de que se pretendía aprobar por el gobierno sin ninguna información y negociación en Mesa Sectorial a pesar de que su contenido afecta a las condiciones de trabajo de los Médicos Forenses y del resto de Cuerpos Generales de la Administración de Justicia que prestan servicios en los Institutos de Medicina Legal (IML).

No obstante,  la reunión de Mesa Sectorial ha venido a demostrar, una vez más, el nulo interés del Ministerio de Justicia por negociar  éste Real Decreto  ya que, en una sola sesión de menos de hora y media,  la administración dio por finaliza la negociación sin admitir  ninguna modificación y sin comprometer, tan siquiera, de forma  efectiva los recursos personales y materiales  necesarios para  aplicarlo.

CCOO  ha rechazado, con propuestas alternativas, el contenido del Real Decreto, en primer lugar, porque supone una intervención tramposa de la última  reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Porque si bien se establece la posibilidad de que los médicos forenses puedan emitir informe y dictámenes a solicitud de los particulares, en ningún caso determina que  lo deban hacer en procedimientos extrajudiciales, es decir que  la solicitud de particulares no deba  presentarse ante ningún órgano judicial y ése sea quien autorice la realización de  dichos informes.   Es por ello que hemos  planteado que los informes forenses se realicen previa autorización judicial de las solicitudes de particulares.

En segundo lugar, la aprobación de este Real Decreto, puede poner seriamente en cuestión la imprescindible imparcialidad e independencia de actuación de los médicos forenses que venía reforzada dentro de la actuación judicial.

CCOO ha denunciado que las entidades aseguradoras, concretamente UNESPA, la patronal del seguro, ha estado en una posición de dominio a la hora de preparar la norma y, más allá de eso, como ha reconocido sin ningún escrúpulo el propio Ministerio de Justicia, que la misma UNESPA financiará y elaborará la aplicación informática que se implantará en los IML para la tramitación de estos informes extrajudiciales.

Por otro lado, las medidas que pretende aprobar el gobierno responden segúnCCOO a criterios puramente recaudatorios y, en esta ocasión, con peligro de establecer una relación clientelar con las aseguradoras que son las que pagarán los informes del IML mediante el llamado “precio público” que, a buen seguro, terminarán repercutiéndolo, de un modo u otro a sus asegurados.

El precio público que habrán de abonar inicialmente las aseguradoras no se establece con carácter estatal  (aunque puede servir de referencia) y permite que las CCAA con competencias en materia de Justicia que lo fijen para sus respectivos ámbitos territoriales y sean las que lo recauden sin fijar, de forma preceptiva y con los debidos controles para su efectivo cumplimiento, que esa recaudación se destine a la mejora  del  funcionamiento de los IML y del resto de a Administración de Justicia.

Quienes pagan, es decir, las aseguradoras, pueden lograr de hecho dirigir también el fondo y la forma de los informes periciales que se soliciten en un procedimiento extrajudicial y así ejercer un control sobre el contenido y normas generales de valoración de los lesionados de tráfico en los informes emitidos por los IML.

Los informes, sin posibilidad de control contradictorio pueden, de hecho, distorsionar el mercado y el proceso, y que esa distorsión pueda acaba perjudicando a la víctima.

CCOO señala que las plantillas actuales de médicos forenses y de los cuerpos generales de los IML son muy limitadas e, inevitablemente, se retrasaría la emisión de los informes solicitados por los juzgados y tribunales, fiscalías y registros civiles.
CCOO ha  denunciado que, en el caso de los Cuerpos Generales, estarían obligados a  tramitar un procedimiento administrativo que incluye notificaciones y citaciones a perjudicados, pero también  la responsabilidad de  liquidación y pago del precio público. Estas nuevas funciones y tareas  resultan absolutamente inasumibles con la plantilla actual para la que, además, ni siquiera se ha previsto su formación. El Ministerio de Justicia, una vez más, únicamente  compromete, sin ninguna concreción, formación online  y, en relación con las plantillas, retrasaría  la posibilidad de incrementarlas a valorar el  volumen de periciales que se soliciten.

El proyecto de Real Decreto, no prioriza la realización de informes o dictámenes que dimanan de las actuaciones judiciales, por lo que, tras la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que limita los plazos para la instrucción de las causas, se podrían archivar muchas de ellas sin que quedara satisfecha la reclamación de tutela judicial.

CCOO ha planteado que, en todo caso, debe negociarse las retribuciones de los médicos forenses y del resto de Cuerpos Especiales y de los Cuerpos Generales a la vista de las nuevas responsabilidades que se derivan de éste Real Decreto.

CCOO también denuncia que no  todas las CCAA (como es el caso de la Comunidad de Madrid, donde precisamente tiene lugar un altísimo porcentaje del total nacional de accidentes de tráfico con resultado de lesiones) han puesto en funcionamiento los IML y ha exigido que, de no modificarse esta norma con las propuestas que hemos planteado, debe retrasarse su entrada en vigor hasta que todas las CCAA disponga del IML, ya que de lo contrario se producirá una discriminación hacia las víctimas dependiendo de su lugar de residencia o del lugar en que ocurra el accidente. Además, CCOO ha denunciado que, en el caso de la Comunidad de Madrid, podría producirse un caos sin precedentes, además de actuaciones arbitrarias y discrecionales por la Administración autonómica madrileña (abundando en las que, lamentablemente, acostumbra) si se permite la aplicación de la norma sin la puesta en funcionamiento del IML.

Para CCOO, el Real Decreto podría, por último, vulnerar el régimen de incompatibilidades de los médicos forenses y del resto del personal de la administración de Justicia y podrían plantearse multitud de cuestiones de abstención o recusación que dificulten la instrucción judicial. 

El Ministerio de Justicia, ha dado por finalizada la negociación con los sindicatos rechazando los planteamientos de CCOO y sin comprometer, más allá de ambigüedades, ningún recurso económico  para incrementar el personal  de los IML, de los  Cuerpos Generales, Médicos forenses y resto de Cuerpos Especiales, o las retribuciones, ni ninguna otra mejora de las condiciones de trabajo de dichos Cuerpos. 

Entendemos que lo dispuesto en el RD de realización de pericias a solicitud de particulares por los Institutos de Medicina Legal en procedimientos extrajudiciales es un claro paso atrás del que, salvo para las entidades aseguradoras, apenas de obtendrá beneficio alguno. Incide en la línea privatizadora de los servicios públicos que tanto agrada al actual partido del gobierno, sin que ello comporte una mejora ni para los IML, ni para los médicos forenses o el resto de personal allí destino ni, mucho nos tememos, para las víctimas de lesiones en accidente de tráfico que podrían quedar a los pies de los caballos de los intereses de las compañías de seguros. Imprimir artículo