El ministerio sigue negándose a reconocer el esfuerzo de los/as trabajadores/as de justicia en la implantación de las nuevas tecnologías


16 jun. 2016



CCOO vuelve a solicitar la negociación de las condiciones de trabajo del personal de justicia, modificadas sustancialmente con la implantación de las nuevas tecnologías.

EN LA IMPLANTACIÓN DE LEXNET Y DEL EXPEDIENTE JUDICIAL ELECTÓNICO CCOO NO VAMOS A SER CÓMPLICES DEL MINISTERIO DE JUSTICIA EN SUS DESATINOS Y EN SU PROPAGANDA INSTITUCIONAL Y ABANDONAMOS TODO TIPO DE REUNIONES HASTA QUE NO SE CONVOQUE LA MESA SECTORIAL Y EN ELLA SE ADOPTEN MEDIDAS CONSENSUADAS CON LOS/AS TRABAJADORES/AS

CCOO hemos denunciado que el Ministerio de Justicia está incumpliendo sus propias leyes al no poderse implantar LexNet ni el expediente judicial electrónico por falta de medios en todos los juzgados, tribunales y fiscalías en las fechas marcadas

  • CCOO hemos vuelto a remitir a la Secretaria de Estado de Justicia un nuevo escrito con el siguiente contenido:

A pesar de las reiteradas solicitudes de este sindicato (por ejemplo, escritos presentados con fecha 15 de febrero y 4 de mayo de 2016) para que se proceda a una negociación plena de las condiciones de trabajo del personal de la Administración de Justicia que se están viendo sustancialmente modificadas con la implantación de las nuevas tecnologías, desde el Ministerio de Justicia no hemos recibido ninguna contestación mientras se siguen acometiendo actuaciones a espaldas de los y las trabajadoras y de las organizaciones sindicales que los representamos.

Muy al contrario, el Ministerio de Justicia ha optado por actuar de forma obstinada y unilateral, modificando las condiciones de trabajo y estableciendo nuevos sistemas organizativos sin haber respetado el derecho a la negociación colectiva de los trabajadores y las trabajadoras.

Esta falta de participación y negociación ha provocado una situación inaceptable para CCOO, en la que la falta de planificación, la improvisación, la falta de planes sistematizados de formación del personal, la falta de reconocimiento del trabajo que se realiza, la indefinición de funciones de cada cuerpo y puesto de trabajo, el mal funcionamiento de los programas y equipos informáticos, la insuficiencia de medios del CAU, han abocado, como ya advertimos desde este sindicato, a un caos organizativo en los juzgados, tribunales, fiscalías y servicios de la administración de justicia y, lo que es más grave, al incumplimiento, en una muy significativa parte de las oficinas, de la legislación vigente: se incumplen las disposiciones legales aprobadas precisamente por o a iniciativa del Ministerio de Justicia que obligan a aplicar las intercomunicaciones telemáticas desde el pasado 1 de Enero y a la implantación del expediente judicial electrónico a partir del 7 de Julio, imposiciones legales que en una gran cantidad de oficinas judiciales y fiscales no se están respetando con pleno conocimiento del Ministerio de Justicia que oculta esta realidad a la opinión pública y se hace cómplice de este incumplimiento de la ley.

A pesar del total desprecio al derecho a la negociación colectiva que el Ministerio de Justicia ha mostrado sin tan siquiera dignarse a contestar a los escritos presentados por este sindicato, CCOO ha venido asistiendo con regularidad a las reuniones de la comisión de seguimiento con la Subdirección General de Nuevas Tecnologías en la que se mostraba una aparente -y falsa- apuesta del ministerio por la participación sindical en este proceso.

Ante lo que consideramos una falta total de consideración y respeto a los trabajadores y a quienes les representamos hemos tomado la decisión de abandonar esa comisión de seguimiento ya que no queremos ser ni parecer partícipes de los desatinos ni de la propaganda institucional que el Ministerio de Justicia en funciones está llevando a cabo a costa del exclusivo esfuerzo del personal, al que no se nos reconocen ni valoran los sobreesfuerzos que continuamente estamos realizando para que el servicio público de la Administración de Justicia dé un buen servicio a la ciudadanía, supliendo la falta de medios personales y materiales con que el conjunto de la Administraciones Públicas han castigado y siguen castigando a los Juzgados, Tribunales, Fiscalías y servicios de la justicia española.

CCOO ha solicitado y vuelve a exigir en este escrito la convocatoria inmediata de la mesa sectorial de negociación, con un único punto del orden del día en el que se aborden todas las cuestiones relacionadas con las implantación de las nuevas tecnologías en la administración de justicia y en la que defenderemos nuestras propuestas que comparten la inmensa mayoría de los trabajadores y trabajadores y que, reiteramos, son:


  • Que se reconozca la imposibilidad real, por falta de medios, de la implantación generalizada de las comunicaciones telemáticas y del expediente judicial electrónico en todas las oficinas judiciales y fiscales y se aplacen, por tanto, las fechas de entrada en vigor obligatorias. 
  • Que se determinen de forma negociada las oficinas judiciales y fiscales “piloto” y extender progresivamente los nuevos sistemas de trabajo una vez detectadas y corregidas las deficiencias que se vayan produciendo. 
  • Que se establezca un protocolo de coordinación con todas las Comunidades Autónomas con competencias para que el resultado final sea homogéneo y a ritmos similares de implantación. 
  • Que se garantice la participación directa de los trabajadores y las trabajadores con comisiones de seguimiento en todas las provincias. 
  • Que se incrementen y mejoren los medios tecnológicos. 
  • Que se refuercen las plantillas, al menos en los servicios de registro y reparto. 
  • Que se exija al CAU el incremento sustancial de medios para poder atender satisfactoriamente y con rapidez todas las incidencias. 
  • Que se renegocien las funciones de cada uno de los cuerpos y puestos de trabajo. 
  • Que se negocie un complemento retributivo extensivo a todo el territorio nacional y a todo el personal que utiliza de forma obligatoria estos nuevos sistemas de trabajo. 
  • Que se negocie un verdadero plan global de formación que llegue a todos los trabajadores y las trabajadoras. 
  • Que se evalúen los riesgos psicosociales y ergonómicos derivados de la modificación de los sistemas y métodos de trabajo.



Imprimir artículo